7 señales de que es hora de llamar a un electricista

Soy Noé, tu electricista anti-chispas en Asturias. Si necesitas mi ayuda, apunta mi teléfono: 627 04 86 46

El sistema eléctrico de tu casa es muy complejo, a menudo de difícil acceso y lo más importante de todo, es muy peligroso. Es importante que tu electricista local te mantenga a salvo.

Hoy en día, la mayoría de los hogares en España tienen entre 220 y 230 voltios procedentes de la línea eléctrica principal, con un amperaje de entre 15 y 50 amperios, dependiendo de la edad de la casa y de la naturaleza del sistema eléctrico. Solo hace falta 0,01 amperios para provocar una descarga dolorosa y entre 0,1 y 0,2 amperios para matar a una persona.

Cuando se trata de los sistemas eléctricos de tu casa, no te la juegues.

Opta siempre por la precaución y ponte en contacto con un profesional de la electricidad cualificado, con licencia y asegurado. Te dejo mi número por si necesitas llamarme ya 627 04 86 46.

Si tienes una pérdida repentina de energía y ves cables sueltos, o si hay humo o fuego en un cable, es evidente que necesitas mi ayuda como electricista autorizado.

Sobra decir, siempre debes contratar a un electricista local cualificado para una nueva construcción, para inspeccionar una nueva vivienda recién comprada o después de que tu casa haya sufrido daños importantes por inundaciones, argayos (todo puede pasar), incendios u otros peligros.

Sin embargo, existen otros problemas menos visibles de que necesitan ser revisados por un electricista autorizado. Hoy te dejo aquí ocho señales que indican que ha llegado el momento de llamar a un electricista local.

1.- Edad de la casa

Los sistemas eléctricos más antiguos pueden ser ineficientes y peligrosos. Si tu casa tiene más de 25 años y no ha tenido una actualización eléctrica, es hora de llamar a un electricista para que realice un proceso de actualización de todo el sistema.

Esto es especialmente importante si tu casa se construyó entre 1965 y 1975, cuando las nuevas construcciones solían utilizar cableado de aluminio, que es propenso a desarrollar conexiones sueltas con el paso del tiempo que pueden provocar arcos, chispas e incendios.

Si tu casa fue construida antes de 1940, es posible que tenga un viejo cableado de perilla y tubo, que sin duda debe ser reemplazado. Espero tu llamada 627 04 86 46.

2.- Deterioro del panel eléctrico

El panel de servicio principal es el corazón del sistema eléctrico de tu casa, por lo que debe mantenerse en buen estado de funcionamiento. Debes inspeccionar el panel con regularidad.

Si observas daños visibles, algo chamuscado o quemado, acumulación de humedad u óxido, es probable que exista un problema grave que podría poner en peligro las conexiones del cableado.

Deberás llamar a un electricista profesional para determinar si el problema puede ser simplemente reparado o si es necesario instalar un panel completamente nuevo.

3.- Actualización de los enchufes

Los enchufes de pared han evolucionado mucho en los últimos veinte años. Si los tuyos no han sido actualizados en las últimas dos décadas, el momento de hacerlo es ahora. Es muy importante esta actualización para asegurarse de que todos los enchufes cercanos a fuentes de agua (como lavabos, duchas, inodoros o bañeras) y en zonas con conexión a tierra (como el garaje o el sótano) tengan interruptores de circuito por fallo a tierra (GFCI).

Sin ellos, tu casa no solo no cumple el reglamento, sino que tampoco es segura. Si tus tomas de corriente solo admiten enchufes de dos clavijas, esto significa que el sistema eléctrico de tu casa probablemente esté desfasado y no esté totalmente conectado a tierra.

4.- Calor y chispas

Probablemente no hace falta decirlo, pero dado que es tan peligroso, no está de más comentarlo de nuevo: si una toma de corriente, un interruptor u otras superficies del sistema eléctrico de tu casa se sienten calientes al tacto o si echan chispas o dan una descarga cuando se accionan, debes ponerte en contacto con un electricista rápidamente ¡Llámame ahora y salgo corriendo 627 04 86 46!.

Cualquier marca oscura que arda cerca de las placas de los interruptores, los terminales o los extremos de los cables, suele ser un signo de un circuito sobrecargado o incluso de daños en el cableado.

Tampoco descuides tu sentido del olfato: si detectas olor a humo o un inexplicable olor a pescado, es posible que se trate del inicio de un incendio eléctrico.

5.- Aislamiento improvisado

Comprobar el aislamiento del cableado bajo las tapas de los interruptores y las placas de los enchufes, en caso de ver un aislamiento de tela o de goma negra, es hora de contratar a un electricista para que lo sustituya por materiales más seguros y modernos, como el polipropileno, el poliuretano, el nailon o un elastómero termoplástico.

Recuerda que esas tapas de los interruptores y las placas de las tomas de corriente son solo la punta del iceberg del problema: debes pedir al electricista que haga la revisión y actualización del aislamiento del cableado en lugares de la casa a los que no se puede acceder tan fácilmente.

6.- Enchufes demasiado cargados

Lo ideal es que una toma de corriente de dos enchufes solo tenga dos cosas conectadas, pero en ocasiones se puede utilizar una regleta o un enchufe múltiple para aumentar el número de aparatos, luces y otros elementos eléctricos que se pueden alimentar a través de ella.

El problema de esto, es que solo debe hacerse con moderación, ya que tener demasiadas cosas conectadas a una sola toma de corriente puede crear una carga peligrosa en el sistema eléctrico.

Si ves que tienes muchos complementos enchufados a tus tomas de corriente, está claro que la capacidad de tu sistema eléctrico se está agotando y podría provocar un incendio. Llama a un electricista para que conecte circuitos adicionales para más receptáculos dúplex en su casa. Te dejo de nuevo mi número 627 04 86 46.

7.- Fallos eléctricos

Los fallos eléctricos intermitentes o completos son casi siempre una señal de alarma de problemas fundamentales en tu sistema eléctrico, y esos problemas pueden conducir a condiciones peligrosas.

Si pones en marcha un electrodoméstico y las luces parpadean, es posible que esté sobrecargando el circuito. Si el diferencial dispara constantemente o los fusibles se funden sin cesar, o bien la corriente que se consume supera la capacidad del sistema, o bien hay un fallo en un circuito que podría provocar un incendio. Llámame y lo solucionamos inmediatamente.

Por si no me conoces, soy Noé Electricidad electricista autorizado que evita que pierdas toda la comida del congelar por cumple de un apagón. Trabajo En toda Asturias, solo con producto de calidad superior y doy servicios de electricidad residenciales confiables.

No te quedes sin corriente...

Muchas de las averías que reparo, se pueden prevenir. No esperes a que salten chispas.

Tengo más trabajos para que le eches un ojo

×

Para los chispazos ¡Háblame!

× ¿Necesitas ayudas?